lunes, 26 de diciembre de 2011

Clasificación de la Navidad

A lo largo de tu vida te han hablado tanto de lo que es y representa la Navidad que no cometeré el error de insistir en lo que es. No obstante, quizás no te hayas dado cuenta de que existen diversas maneras de celebrar esta fiesta y creo que no está de más un breve recordatorio de ellas.

Existe una Navidad comercial, desangelada y fría, en la que las gentes invaden los grades almacenes y las tiendas de comestibles dilapidando el dinero en regalos y caprichos. Apiñadas en calles repletas de luces artificiales, las familias entran y salen de los comercios cargadas de cosas de dudosa utilidad y centenares de abrumados dependientes se afanan en ofrecer todo tipo de explicaciones acerca de sofisticados aparatos electrónicos que uno jamás dominará, "fragancias" que jamás utilizará, libros que nunca leerá y prendas que yacerán inútiles en el fondo de los armarios. El torpe consumismo, alentado por una publicidad nociva y engañosa, se adueña de las personas y las tarjetas de crédito sufren uno de los "meneos" más importantes del año.

Existe también una navidad absolutamente desprovista de ningún significado, que es celebrada por los que proclaman a voz en grito no creer en nada. La justificación que alegan para comer y beber sin tasa ese dia es que, en realidad, la famosa Noche buena no es sino la heredera de la tradición pagana de la fiesta del "Sol Invicto", que los antiguos romanos celebraban por todo lo alto con cánticos, orgías, bailes y excesos de todo tipo. Estas gentes no decoran sus casas con espumillón, árboles o belenes, se ríen abiertamente de la llamada misa del Gallo y aprovechan la larga sobremesa que suele seguir a la cena de Nochebuena en criticar a diestro y siniestro a la Iglesia Católica, metiéndose de paso con el pobre invitado que osa llevarles la contraria y llamándole ignorante, engañado y miedica. En su terrible simplicidad, estas gentes creen que aquellos que no piensan como ellos son, en realidad, unos amargados que consumen sus días en el temor a la condenación eterna y creen que la Católica Iglesia romana puede librarles de ella dando lugar a los abusos de todos conocidos. Da igual que el invitado en cuestión alegue eso de que no conviene confundir "el culo con las témporas" ; para ellos es una especie de ser inferior, subdesarrollado y torpe, que refugia su temor entre cirios, casullas, curas y frailes.

Una tercera manera de celebrar la Navidad es convertirla en una simple fiesta religiosa. Mucho belén, mucho árbol, muchas luces de colores y mucho espumillón diseminado por toda la casa. Niños cantando villancicos y misa de Gallo, misa de la aurora y misa de Navidad (para los que no lo sepan diré que en el día de Navidad se celebran tres misas diferentes). Quienes en su vida han dado limosna a un pobre ese día lo hacen con ostentación y suelen invitar a sus cenas de Nochebuena a parientes que no ven durante el resto del año.

La cuarta manera de celebrar la Navidad es, sencillamente, vivirla. Con toda la fuerza de tu mente y de tu Fe. Es, ciertamente, la festividad más gozosa de todo el año porque demuestra la enorme fuerza del Amor Verdadero y nos enseña, por lo tanto, a amar. El Verbo, que existía desde la eternidad, cobra carne mortal en el vientre de un mujer, nace como cualquier ser humano y viene a nosotros para darnos ejemplo de vida. Recuerda: "En el principio existía el Verbo y el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios..." (Juan 1.1.) No necesito recordarte que Verbo es sinónimo de palabra y que las palabras, cuando son sinceras y están llenas de sabiduría, pueden transformar al ser humano de malo en bueno; pueden transmitir la Paz y el consuelo y pueden alegrar el corazón. Pues bien; el llamado Jesús vino precisamente a eso y a decirnos: "Yo soy la resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque haya puerto, vivirá eternamente y aquel que viviendo cree en mí no morirá para siempre". Date cuenta que toda la historia se inicia en Belén y saca tus propias consecuencias del hecho. No le vuelvas la espalda y ríndete ante la evidencia: Somos amados por el Principio que creó todas las cosas y lo que es más importante quizás. también nosotros podemos amar, pues estamos dotados por el Amor mismo para hacerlo. Anda, pues, no seas remolón y ama a tu semejante como a ti mismo. A quien se empeñe en convencerte de que eso de la Navidad no es más que un invento de la Católica Iglesia aliada tradicional del poder político dile lo que escrito está: "Dios escribe recto, aún con renglones torcidos" y no digas ya nada más, que no hay peor ciego que aquel que no quiere ver.

Posees el don del libre albedrío y ahora dime: ¿Qué clase de Navidad celebras tú?

JUAN
 
Activist Resources Blogs - BlogCatalog Blog Directory

blogarama.com Add to Technorati Favorites Blogalaxia

web indexing