miércoles, 29 de septiembre de 2010

Una Huelga de Comedia

La huelga general convocada por los sindicatos para protestar contra lo que ya está aprobado no ha sido un fracaso, pero ha distado mucho de ser un éxito. Es decir: se ha desarrollado tal y como deseaba nuestro Gobierno, del cual los llamados "sindicatos mayoritarios" no son sino una prolongación. Desde mi punto de vista esta huelga no ha sido sino un acto de la gran comedia que en la actualidad se desarrolla en ese destartalado teatro llamado España y en cuanto al comportamiento de los llamados "piquetes informativos" tendría mucho que decir, pero en verdad que no merece la pena hacerlo: La Libertad, cuya antorcha de fuego brilla esplendorosa igual que lo hace el lucero de la mañana, únicamente existe en el Reino del Espejo, que en el nuestro sólo es un pálido y desmañado reflejo.
La "verticalidad" de los sindicatos mayoritarios no escapa al sentido común de los ciudadanos y así, aunque éstos se hallen bastante enfadados con el Gobierno debido a sus injustos recortes, seguramente tienen el íntimo convencimiento de que esta huelga general ha sido convenientemente pactada, resultando así y en definitiva una pura comedia en la que se utilizan como simples comparsas a los trabajadores. Con 4.600.000 parados quien hoy dispone aún de empleo es afortunado y habida cuenta que la denominada reforma laboral permite en la práctica un despido libre y barato ningún trabajador consciente se arriesgará a perder su empleo por complacer a los sindicatos.
En la atormentada capital de España, cuyos ciudadanos soportan una presión impositiva creciente y desproporcionada, el funcionamiento del ferrocarril metropolitano ha anulado casi por completo el efecto inducido de la huelga. En esta gran ciudad en la que nadie conoce a su vecino y apenas se trata con él se necesita tomar el metro para casi todo, así que si éste funciona con relativa normalidad la espectacularidad de la comedia puesta en escena disminuye de modo relampagueante. Con los autobuses, en cambio, ha habido más suerte y gracias a los "piquetes" no se puede decir que ocurra lo que en el metro. Queda, únicamente, la "guerra de cifras": los sindicatos aseguran que el seguimiento es el 70 por 100 mientras que la CEOE únicamente admite un 20 por 100 y eso gracias a ciertos actos violentos. Esto de los "piquetes" me tiene francamente desorientado. Según parece son "informativos", pero por lo leído y visto en ciertas comunidades parece ser que dicha informacion se da entre banderitas de la respectiva comunidad, amenazas, huevos que se tiran a los que entran a trabajar y otras cosas a las que prefiero no referirme, pues quien estas líneas escribe detesta todo tipo de violencia.
En mi querida Asturias la huelga ha tenido gran éxito, pero es que la situación allí es desesperada: los jóvenes no tienen empleo, los que lo tienen están a punto de perderlo y hay una masa ingente de jubilados, cuyas pensiones han sido congeladas. También en Sevilla la han secundado muchos trabajadores, pero en el resto de España la situación es muy diferente de modo que es casi seguro que esta huelga general no pasará a la historia como han pasado otras. No obstante, y como oficialmente se convoca para protestar contra las medidas del Gobierno, la aparente conclusión es que éste ha quedado reforzado por el poco apoyo que los sindicatos han tenido. No se lo crean ustedes: es todo una comedia, que pretende impresionar con efectos retroactivos pero que no lo logra.
Mientras tanto, nuestro Presidente de Gobierno ha ido al Parlamento acompañado de la ministra Salgado, que vestía pantalones y llevaba una gran carpeta en sus manos. También allí iba a representarse una comedia, pero en lo que se refiere a ésta es bastante seguro que no tendrá muchos espectadores. La gente está francamente harta de nuestra clase política, harta de que cada periódico cuente las cosas como conviene a una clase social o a otra; harta de escándalos financieros y latrocinios; harta de que unos ciudadanos tengan más derechos que otros; harta de impuestos, congelaciones, sacrificios y paro. Temen, además, que se les impongan aún más sacrificios y no están, por tanto, a favor de huelgas controladas y pactadas entre sindicatos y Gobierno. ¡Qué desastre, por Dios¡
Bueno; y después de la huelga ¿qué pasará? Si ha sido un éxito, como aseguran los sindicatos, el voto a favor de la denominada izquierda quedará perjudicado y si no ha sido un éxito pues también, ya que los sindicatos teóricamente defienden los intereses de la clase trabajadora.
¿He oído un "de veras"? Yo también creo que este razonamiento es falaz, pero que quiere usted que le diga. Dentro de lo falaz un razonamiento de idéntica naturaleza puede hasta llegar a ser acertado y en eso el Presidente Zapatero es un consumado experto: para él las espinas son flores, las tormentas chaparrones y eso del paro algo aéreo, como la palomita que representa al Espíritu Santo.
JUAN

sábado, 25 de septiembre de 2010

Nuevos sacrificios para nada

El Presidente de Gobierno nos ha hablado de la necesidad de realizar sacrificios de carácter nuevo al objeto de cumplir las órdenes recibidas en Bruselas para reducir el escandaloso déficit presupuestario al que se ha llegado tras una gestión suicida de los fondos públicos. Así pues, el Consejo de Ministros ha aprobado un presupuesto cuya mayor novedad estriba en que las medidas económicas se refieren fundamentalmente a la elevación de ingresos vía impuestos, que combinada con la congelación de las pensiones, la reducción del sueldo a los funcionarios, la elevación del recibo de la luz y el elevado coste de la vida -sobre todo en Madrid y en otras ciudades españolas -, convertirá en una aventura imposible de realizar llegar a final de mes para muchas familias españolas y hundirá en el pozo de la indigencia a aquellas que no cuenten con alguien que trabaje. No está mal para un Gobierno que presume de ser socialista, progresista, izquierdista y democrático.
Por otro lado, la hipotética igualdad de todos los españoles que proclama la inútil Constitución de 1978 ha desaparecido como por ensalmo, si es que alguna vez la hubo. Es evidente que en este país ser nacionalista tiene un "plus" y también que aquellas autonomías gobernadas por el partido Popular son tratadas bastante peor por el Gobierno, que las gobernadas por el PSOE. El "pacto" al que ha llegado Zapatero con el Gobierno vasco no es sino la última muestra de esto, pero hay más cosas que demuestran claramente el talante del señor Zapatero. Yo no digo que éste quiera destruir España; pero digo que España se destruirá completamente a no ser que deje de apoyar los nacionalismos victimistas de Euskadi y Cataluña, o a no ser que se vaya cuanto antes.
En cualquier caso la situación del ciudadano medio empeorará mucho en el próximo año, porque disminuirá el consumo y el ahorro a consecuencia del brutal ajuste a la baja de las rentas del trabajo y hasta es posible que algunas familias tengan que volver a iluminarse con velas como siga la escalada creciente de los precios de la energía eléctrica. Tres millones de funcionarios, indignados por una reducción de sueldos injusta y posiblemente ilegal, reducirán su productividad laboral y miles de pensionistas tendrán que acudir a sus modestos ahorros o a la ayuda de sus familiares para no caer en la miseria. Todo esto en el seno de una sociedad habituada a disfrutar de lo lindo de la vida, abotargada por la nociva televisión, emborrachada por interminables sesiones de fútbol, ahíta de sexo en todas sus manifestaciones y tan desencantada de la Política y de los políticos, que proclama a Doña Belén Esteban "Princesa del Pueblo".
En este blog sabemos mucho de príncipes, pero no tenemos ni idea de esta rubia Princesa que al parecer encandila a muchos españoles sumiéndolos, quizás, en un extraño mundo lleno de romanticismo, galanura, buenos modales, cultura y belleza. Es decir: las cualidades que más aprecia la sociedad española, quizás porque carece absolutamente de ellas. ¿Qué oigo? ¿Que esas no son, precisamente, las cualidades de la Princesa del Pueblo? Bueno; pues si no lo son yo me atrevo a hacer otra pregunta: ¿por qué se la llama Princesa entonces?
A buen seguro que la televisión mitigará un poco las penurias económicas de aquellas familias que ganen lo suficiente como para pagar el recibo de la luz, porque me temo que las cenas de fin de semana, el aforo a discotecas y cines, los viajes a la costa en fines de semana y otros lujos que hasta ahora podían permitirse las familias van a disminuir de manera notoria, sobre todo en Madrid, Barcelona y otras ciudades en las que hasta se paga por salir a la calle. Con unos sueldos inferiores casi en un 50 por 100 a los cobrados por los ciudadanos alemanes, los españoles tendrán que hacer frente a una presión fiscal intolerable, que recaerá en un alto porcentaje sobre las citadas rentas de trabajo. Tendrán, como digo, que reducir su demanda y al hacerlo el inevitable ajuste de la oferta producirá más desempleo y menos competitividad.
En estas condiciones no se puede salir de ningún modo de la crisis económica a la que nos ha llevado la especulación del capital y el pésimo uso dado a los fondos públicos; para salir de la denominada "crisis" sería necesario, entre otras cosas, un Gobierno que supiera de Economía y que hubiera leído a Keynes en sus ratos perdidos, aunque me temo que algunos de nuestros ministros y ministras ni siquiera sabrán quien era el tal economista inglés. En este sentido recuerdo cierta noche en la que tras haber cenado en un céntrico restaurante madrileño con algunos destacados miembros de los sindicatos me atreví a mencionarlo y alguien dijo entonces:
Ah sí, Keynes, un político inglés que era gay¡
Naturalmente me apresuré a responder que ignoraba el detalle y que además no me interesaba en absoluto, pero que si leían su libro "Teoría de la ocupación, el interés y del dinero" aprenderían mucho. Nada más decirlo, y como consta en la Biblia, "se sucedió un silencio como de media hora".
Al autor de este blog le interesan muy poco las ideologías, porque éstas son más propias de la educación que cada uno haya recibido y sabe que en todas ellas hay cosas malas y cosas buenas, pero lamenta profundamente tener que convivir con personajes que hacen gala de su ignorancia despreciando a quienes hemos dedicado buena parte de nuestra vida a salir de ella. Si alguno de los numerosos "liberados sindicales" dedicaran su tiempo a leer y a estudiar en lugar de pasarse la vida sin hacer nada de provecho yo sería el primero en defender tan curiosa figura, pero no es el caso y si la huelga general que han organizado para el próximo día 29 fuera en contra del Gobierno de la nación o contra la Banca y no contra los empresarios la apoyaría sin reservas, pero tampoco es el caso.
JUAN

miércoles, 22 de septiembre de 2010

El mensaje de Violetboy

-Tengo aquí a un joven que insiste en verle, Don Juan - la voz de la secretaria poseía un cuidado tono impersonal, que a nadie hubiera convencido -. Asegura que es amigo suyo.
- ¿No le ha dicho usted que hoy no podía recibir a nadie?
- Se lo he dicho y me ha respondido que si usted no desea verle, él sí - su tono de voz viró y ahora reflejaba estudiada perplejidad.
- Dígale que pase, Elena.
Transcurridos unos instantes se abrió la puerta y apareció un muchacho al que Juan identificó inmediatamente. Ni por su aspecto, ni por su modo de vestir se diferenciaba mucho de otros jóvenes de su edad, pero por su mirada profunda, misteriosa y cargada de una indescriptible afectividad Juan supo enseguida que ante él se hallaba uno de los príncipes del Reino y el único de todos ellos que poseía tan inquietante mirada era Violetboy, al que su divino Padre el Sol le había dado la misión de ir a buscar a los humanos cuando su vida se terminaba, confortarl0s en tan difíciles momentos - la separación de la materia y la energía es un proceso terrible -, acompañarlos luego a lo largo del oscuro túnel del Olvido y colocándolos por fin frente a la Gran Balanza, situada en la misma Gran Puerta del Reino.
Juan no era cobarde, pero sí asustadizo. Cuando tuvo la certeza de que aquel muchacho era Violetboy un sudor frío perló su frente y su corazón, súbitamente acelerado, pareció a punto de saltarle del pecho.
- ¿Ves, hombre que ama? - observó el joven -. Nadie quiere dejar tu mundo y eso a pesar de saber que es tan triste. Ni jóvenes, ni viejos. Ni ricos ni pobres. Y, sin embargo, todos sabéis que debéis dejarlo, que cien de vuestros años no son absolutamente nada dentro de la eternidad y que cuando llegué el día en que vuestro nombre está inscrito en el Libro de la Vida os iréis dejando riquezas, honores y poderes. ¡Desgraciado el mortal que pone en ellos su corazón, pues con ellos se quedará y con ellos se pudrirá¡
- No os oculto, divino Hijo del Sol, que vuestra visita me ha llenado de temor -respondió Juan, en cuyo rostro se advertía una terrible palidez -. Si habéis venido a buscarme iré con Vos sin rechistar, pero me hubiera gustado hacerlo cuando ya no me quedaran en este mundo deberes que atender.
Violetboy no se dignó proseguir la conversación. Era evidente que no pudiendo mentir cualquier detalle que proporcionara al hombre que ama sobre el fin de su vida sería convenientemente archivado por éste. Asi es que fue directamente al grano:
- Te traemos un recuerdo y un mensaje de nuestro Padre - dijo -. El propio Autor de la Vida nos ha encargado que fuéramos Nos quien te lo dijéramos en lugar de Johnny-boy, porque el Niño Azul sabe mucho de Amor Verdadero, pero poco de lo que valen los recuerdos.
-Hablad y os escucharé, Príncipe - respondió el amigo de todo el género humano usando el lenguaje de los seres que moran allende el cristal y el azogue -. Si algo no comprendiera, yo preguntare y vos me responderéis.
- Tu abuelo dejó vuestro mundo cuando tú tenías 16 años. En un frío y lluvioso mes de Abril salió a la calle sin paraguas ni gabán y ya volvió enfermo a casa. No hubo manera de atajar aquella pulmonía, pero un día antes de que Nos llegarámos para acompañarle hasta las puertas del Reino ocurrió algo. ¿Lo recuerdas?
- No, Alteza.
- Bueno, pues venimos para recordártelo a fin de que no vacile tu Fe, oigas lo que oigas y te digan lo que te digan. Si tuvieras necesidad alguna vez de hacer caso a alguien, nos gustaría que se lo hicieras a él y no a todos esos intelectuales mediocres con los que a menudo te tratas.
- No era muy hablador mi abuelo, Alteza.
- Cierto y ahí tienes una razón poderosa para hacerle caso: tu abuelo no desperdiciaba las palabras, como hacen todos esos personajes y personajillos que creen estar en posesión de la Verdad. Si supieras cuanta pena nos dan... pero ese es otro tema. Aquel día tu madre había ido a hacer la compra y tú estabas solo con tu abuelo. Éste te llamó, con voz muy débil, desde su habitación y tu acudiste. Entonces te dijo ésto: "Me voy, Juanín. Ya me voy". Tú le respondiste:¿Dónde vas, abuelo? y él replicó ésto: ¿Dónde voy a ir?...¡al otro lado¡
- Y al día siguiente se fue -completó Juan, que entonces recordó perfectamente la breve escena.
- Donde tú dices se fue, nosotros decimos se vino, porque observarás que habló del otro lado y no de infiernos, ni de cielos ,ni de purgatorios...él sólo se refirió al otro lado. Por otra parte tú bien sabes que ese "otro lado" existe y es incluso más real que en el que ahora estás. Así pues, hombre que ama, escucha el breve mensaje que me encarga te de el Autor de la Vida: "El pecado más grande que el hombre llamado Juan podría cometer es poner en duda nuestra esencia y cuestionar nuestro Amor hacia el ser humano, porque él conoce las pruebas de que ciertamente somos y amamos. No obstante, dile Hijo mío, que comprendemos su debilidad y no echaremos sobre el platillo izquierdo de la balanza cuanto se deba a ella, pues débil fue creado y débil será hasta que su alma inmortal llegue hasta Nos. Más para faltar a la Caridad no tiene disculpa alguna y por eso Nos le juzgaremos, como a todos los mortales, según el amor que haya dado a sus semejantes, que si ellos no supieron corresponder a él, aquí estamos Nos para devolverle ciento por uno".
JUAN

domingo, 19 de septiembre de 2010

El Papa en Londres

Enrique VIII no era, ni mucho menos, como aparece en la excelente serie británica de "Los Tudor". Encaprichado de Ana Bolena, la madre de la gran Isabel I, rompió con Roma porque el Papa no quiso anular su matrimonio con Catalina de Aragón, hija de los muy Católicos reyes de España y mujer muy notable, pues bastó su rotunda y casi heroica negativa a la aceptación del divorcio para originar el debilitamiento de la Iglesia romana, ya cuarteada por la herejía luterana. En realidad, el robusto y comilón Enrique era un monógamo sucesivo al que únicamente Ana de Cleves, su cuarta esposa, supo comprender puesto que sabiendo que ella no atraía en lo más mínimo al libidinoso "defensor de la Fe" fue ella misma la que le propuso la anulación de su unión con su famosa frase: "Matrimonio realizado sí; pero no consumado". Convertidos desde entonces en cabezas de la Iglesia de Inglaterra, los soberanos ingleses hicieron caso omiso del papado y cuando el sucesivo paso del tiempo fue cerrando las heridas producidas en ambas partes, el Obispo de Roma se convirtió en lo que un día dijo de él Enrique VIII : "Seré su amigo, pero no su súbdito".


Su Santidad el Papa Benedicto XVI ha visitado Londres en calidad de Jefe del Estado Vaticano y ha sido magníficamente acogido por Isabel II y su Gobierno. Calzado con botines rojos, el Obispo de Roma ha pisado las losas sobre las que un día estuvo Tomás Moro para ser juzgado y condenado a muerte por no aceptar el famoso divorcio de Aragón. La sangre vertida entonces hace mucho tiempo que se ha secado y el motivo por el que se vertió produciría la risa de las gentes de hoy. Es casi seguro que de repetirse la situación en nuestros días, no sólo nadie daría su vida por no aceptar un divorcio, sino que muy probablemente fuera el propio Papa quien lo aceptara si afectara, naturalmente, a alguna testa coronada o a punto de serlo. En caso contrario, la vacía frase de "lo que ha unido Dios, que no lo separe el hombre" se repetiría hasta la saciedad obligando al católico que hubiera cometido un error al casarse, o bien a dejar de ser católico, o bien a aguantarse. En una sociedad a la que según el propio Vicario de Cristo prima el denominado "relativismo ético" la Católica Iglesia Romana puede ser muy rigurosa con el humilde y muy permisiva con el poderoso, existiendo abundantes ejemplos y algunos muy próximos de esto que digo.

Ahora bien; por más que la propaganda católica se esfuerce en afirmar - y vive Cristo que se esfuerza de lo lindo -, la visita papal a Inglaterra no es un claro síntoma de la "gozosa aproximación" entre las dos iglesias, sino que se trata únicamente de una visita política. De haber viajado a Londres el propio Gran Turco, es seguro que la muy educada reina de los británicos le hubiera recibido igual invitándole, incluso, a tomar el té en alguno de sus numerosos palacios. En definitiva que en este viaje de Estado la religión pinta menos que una mona, haya misas más o menos carnavalescas, muchachos siempre dispuestos a aprovechar cualquier ocasión para divertirse chillando y poniendose gorritas y algún qué otro anciano nostálgico.
La decadencia de la Católica Iglesia es tan pronunciada que hoy ha de ser el propio Vicario de Cristo el que acude a las cortes extranjeras, cuando en veinte siglos de Historia los papas apenas se han movido de Roma. Quitando el denominado "cautiverio" de Avignón - otra solemne tontería, porque Avignón era un enclave papal en Francia - que yo recuerde únicamente dos papas se han movido de Roma para visitar oficialmente naciones extranjeras. El primero fue Pío VI, que llegó a Viena en marzo de 1782 con ánimo de arreglar las cosas con el emperador José II y el segundo fue Pío VII, que fue a París para coronar a Napoleon I. Hay que decir que ambos hicieron el viaje en balde, ya que José II no hizo el menor caso del Papa y Napoleón se coronó a sí mismo, como todo el mundo sabe.
Las cosas cambiaron mucho en el siglo XX, claro y Juan Pablo II es posible que haya pasado más días fuera de Roma que en ella pero es que en el siglo XX se celebró el Concilio Vatiano II, que sugirió llamar a los protestantes "hermanos separados", a los ortodoxos "hermanos en Cristo" y nada digamos ya a los anglicanos, "hermanos en todo". Claro que como una cosa es ser hermano y otra muy diferente primo, los anglicanos no solo hicieron caso omiso de la invitación para que cesara su secesión de Roma, sino que ya puestos ordenaron sacerdotisas - se dice "sacerdotisa", no mujer-sacerdote, que suena a mino- tauro -, invistieron a obispas y permitieron que prelados homosexuales guiaran el rebaño de Cristo, reconociendo así que las tentaciones de la carne no tienen que estar forozosamente dirigidas al sexo opuesto, aunque todos tengamos el deber de vencerlas.
En la católica Iglesia romana el Sacramento del Órden está vedado a las mujeres y la homosexualidad condenada sin paliativos. Sin embargo, hoy son las mujeres las que más se ocupan en ella de practicar la caridad, existen algunos sacerdotes y religiosos que a fuer de reprimir su sexualidad terminan convirtiéndose en pederastras y la avidez de otros por allegar las riquezas y el poder de este mundo es practicamente ilimitada.
Deseo a Su Santidad el Papa una buena estancia en Londres, pero sobre todo le deseo que observe, que analice, que sopese y que después responda sinceramente a esta pregunta, aunque sea en las profundidades de su capilla privada: ¿Quién está más acerca de Dios, aquel que reconoce su debilidad o aquel otro que reconociéndola la niega, la oculta, la transforma o la disfraza?
JUAN

miércoles, 15 de septiembre de 2010

La Comedia de Basilea III

Basilea es la tercera ciudad suiza por su población, sede de una prestigiosa Universidad en la que enseñó Erasmo de Roterdam y con un brillante pasado histórico desde su fundación en la época romana. A ella han acudido banqueros y expertos en finanzas con el ostensible propósito de reformar, nada menos, el sistema financiero que actualmente rige en Europa. Es algo así como si todos los usureros europeos se hubieran reunido para estudiar el modo de seguir allegando enormes beneficios gracias a los ahorros de los ciudadanos sin que éstos protesten ante los abusivos intereses de los préstamos, las exiguas ganancias de los que ahorran, la arbitraria utilización de los recursos financieros que acumulan y la escandalosa especulación que hasta ahora practicaban en la más absoluta y lamentable impunidad.
La pomposa reunión está muy lejos de reconocer que ha sido la Banca quien ha provocado la crisis económica más terrible desde 1929 y que debido a su funcionamiento manifiestamente atípico se ha producido desempleo, penuria económica, elevación de impuestos, reducción de las inversiones públicas y cierre de comercios y negocios. Los alemanes, que son trabajadores y disciplinados, han reaccionado ante tan tremendo acontecimiento trabajando más, consumiendo menos, reduciendo su nivel de vida y abandonado proyectos que son irrealizables, al menos por el momento. En cambio los españoles han continuado como si nada pasara. a excepción de aquellos que han perdido el empleo. Cuatro millones de parados es una cifra que produce escalofríos, pero difuminada entre los casi 47 millones de habitantes que viven en España los espantosos efectos que origina en las familias la falta de empleo aparecen ante muchos de nosotros como algo lejano. El espejismo desaparece, naturalmente, cuando la falta de empleo nos llega a nosotros mismos o a miembros de nuestra propia familia a los que no tenemos más remedio que mantener y es entonces -pero sólo entonces - cuando ponemos el grito en el cielo.
En tales condiciones son completamente indamisibles las declaraciones del señor Botín asegurando que un impuesto sobre los beneficios de la banca no ayudaría en nada a que España saliera del enorme bache en la que la han hecho caer banqueros y Gobierno. Si los españoles supieran las interioridades de nuestros bancos se quedarían atónitos; si supieran lo que ha ocurrido y ocurre con ciertas Cajas de Ahorros se pondrían a temblar, porque nuestra situación financiera no digo yo que sea desesperada, pero sí digo que es muy seria.
No obstante, el señor Botín no quiere que se graven las considerables plusvalías obtenidas por la Banca y resultantes de dedicar el ahorro de los españoles sobre la base de obtener beneficios que van a parar al bolsillo de nuestros capitalistas, que además pagan menos impuestos que los trabajadores debido a que aquellos tienen muchas vías de escape a través de deducciones, bonificaciones y eso que se llaman "incentivos a la inversión". No es que yo me oponga frontalmente a ellos; es que no veo por parte alguna los efectos de tales inversiones ya que el paro sigue creciendo. A ver ¿cómo puede ser posible que se incremente la inversión y aumente el paro? Que alguien me lo explique, por favor, pues no hay fábrica que funcione sin empleados, negocio que no requiera la presencia en él de trabajadores y carreteras, ferrocarriles, universiddes u hospitales que se construyan solos.
De la previsible subida de impuestos a "trabajadores ricos" - tiene bemoles la cosa -, el señor Botín no dice nada y tampoco se refiere a las dos últimas medidas de nuestro Gobierno, a saber: la reducción del sueldo a los funcionarios y la congelación de las pensiones. Y, no obstante, es evidente que la disminución fulminante del ahorro que tales medidas han de producir no beneficia para nada a la banca a no ser, naturalmente, que el Gobierno de España y los gobiernos europeos decidan seguir apoyándola con cargo al conjunto de los ciudadanos.
Con su habitual inconsciencia nuestro Gobierno probablemente cree que después del pataleo que originaron tan injustas y antisolidarias medidas no resulta conveniente perjudicar a la banca con un impuesto, que tale parte de los escandalosos beneficios que obtiene, ya haya crisis o ya no la haya. Pierden, eso sí, y mucho, los trabajadores, los pequeños comerciantes que ceden sus negocios a ciudadanos chinos tan trabajadores como emprendedores, los agricultores a los que se les pagan los tomates a un euro y después se venden a tres euros en los mercados de abastos; los pensionistas y el público en general. Pero la banca, no. ¡Faltaría más¡
Me temo que la comedia de Basilea va a dar mucho juego entre nosotros. La frase de "Basilea no lo permite" o "eso se debe a los acuerdos de Basilea" seguramente se repetirá más de una vez y nuestros periodistas, intermediarios del derecho a la información que nuestra Constitución reconoce al pueblo soberano, inclinarán la cabeza para ocultar su ignorancia y ninguno de ellos se atreverá a exigir que se explique con claridad al pueblo en qué consisten dichos acuerdos. Un servidor, que entre otras cosas es economista, ha procurado enterarse por la prensa de las reformas acordadas en tan magna reunión y ha llegado a la conclusión, quizás errónea porque los tales acuerdos son un galimatías indescifrable, de que en nuestra querida España - o lo que queda de ella- no son necesarias reformas bancarias.
Si tal conclusión es acertada, a mí no me extraña nada la satisfacción de nuestros banqueros, ni me sorprenden lo más mínimo las afirmaciones del señor Botín.
JUAN

lunes, 13 de septiembre de 2010

Sin Dios nada se explica

Stephen Hawking, uno de los hombres de ciencia más famosos de este planeta y Catedrático de Matemáticas en la Universidad de Cambridge ha asegurado que está en condiciones de demostrar que Dios no existe. Según él, puede explicarse perfectamente el origen del Universo sin recurrir a la ayuda de ningún ser divino porque tiempo y Universo se inscriben dentro de una quinta dimensión que nada tiene que ver con las cuatro que conocemos. Esta quinta y desconocida dimensión estaría dotada de la facultad de provocar el estallido llamado con americana ingenuidad "bing- bang", causa última de la aparición de nuestro Universo.
No obstante, este mismo científico confesó lo siguiente: "Si he podido sobrevivir a mi enfermedad fue gracias al apoyo de primera esposa, Jane Wilde, porque me ofreció un motivo para vivir" . Jane, no solo creía en Dios, sino que era una mujer muy religiosa y según sus propias decalaraciones encontró en su Fe la fuerza suficiente como para casarse con Stephen, que fue así salvado por el Amor Verdadero, es decir: por Dios.
Claro es que de Dios no tenemos la más ligera idea. Quien estas líneas escribe sabe únicamente de Él que es realmente - la existencia no es más que una de las manifestaciones de la esencia - y que su principal manifestación es precisamente el Amor. Amor Verdadero y Dios son para mí una identidad matemática, pero fuera de eso nada más puedo decir del Dios en que creo. Los dioses creados a semejanza de los hombres - por muchas "inspiraciones divinas" que según ellos hayan recibido - no me convencen ni poco ni mucho.
¡Ah científicos qué investigáis el origen del Universo¡ ¿No sabéis que la Verdad será revelada al humilde y al limpio de corazón? Si existe una quinta dimensión ¿de dónde procede?¿quien la dotó de la propiedad de crear el Universo y con él al hombre? ¿Una dimensión puede ser inteligente? ¿Puede amar un dimensión? Antes del bing-bang tuvo que existir esa quinta dimensión pero como el científico dice que está fuera de nuestro alcance, si explica sus características deberá modificar su postura original: está fuera de nuestra alcance con la única excepción de él mismo. Si, en cambio, no las explica a mí no me importa en absoluto identificar a Dios con esa misteriosa quinta dimensión a la que se refiere.
Las cosas son mucho más sencillas de lo que parecen: El ser humano no fracasa cuando reconoce que existe un Principio Creador del que todo procede, pero fracasa estrepitosamente cuando intenta explicar los atributos y características de ese Principio Creador, ya que por definición tienen que escapar al dominio racional del ser humano. Por haber hecho eso, el ser humano ha creado a Dios a su imagen y semejanza, así que a mí no me extraña lo más mínimo que sea a ese dios al que mucha gente niegue. Ningún fenómeno natural puede explicarse si se niega un Principio creador, a no ser que se nieguen también los principios de que no hay efecto sin causa y de que nadie puede dar lo que no tiene.
De las dimensiones algo hemos escrito en este blog. La teoría del Universo paralelo postula que la energía pura carece de dimensiones; que éstas son necesarias para la materia y que si se separa materia de energía ésta puede transformarse, pero no desaparecer. Quien a lo largo de los días en que se desgrana la vida mortal ama realmente a su semejante, ama a Dios ya que éste vive dentro de cada hombre y de cada mujer y cuando la inevitable separación se produzca, hecho relativamente rápido, el atributo de la razón quedará libre de toda atadura y al comprender las maravillas y prodigios que el Amor puede hacer se gloriará por haber amado y será por ello eternamente feliz. Quien, por el contrario, haya gastado su vida en amarse únicamente a sí mismo con absoluto desprecio y olvido de sus semejantes no habrá amado a Dios y en consecuencia su alma inmortal será privada de razón transformándose en energía irracional y eso, a mi modo de ver, no sólo es la muerte y el fin del yo, sino también el verdadero infierno.
JUAN

sábado, 11 de septiembre de 2010

Cumple con la Vida

Y el más sabio de todos los príncipes del Reino del Espejo siguió hablando a Juan, porque se sentía conmovido ante su corazón lastimado y esto fue lo que dijo:
"Cuando te sientas herido porque tus semejantes te devuelven mal por bien y cuando la infame Soberbia esté a punto de entrar en tu corazón huye del bullicio ciudadano y adentrate en el bosque para escuchar el tranquilo mensaje de nuestro divino hermano Greenboy, que rige el proceso natural de la vida en tu planeta. La Naturaleza entera te consolará y cerrará tus heridas, porque bien sabe ella que en tu corazón únicamente hay amor y aunque tus semejantes te llamen tonto o ingenuo por dar testimonio de él no te desanimes, que ellos están equivocados, pero tú no. El hombre llamado Juan es único e irrepetible, creador de sueños, admirador de las noches estrelladas y amigo del divino Sol y de la veleidosa Luna. La nave en la que viaja será zarandeada muchas veces por la tempestad y al final se hundirá en el azul del mar siendo olvidada; pero en verdad te decimos que antes caerán las estrellas del cielo y se apagará el resplandor de nuestro Padre que se olvide a Juan.
¡Hijo mío¡ Mírate en los ojos de tu madre, que te dio el ser; bésala y acariciala de vez en cuando, porque aunque tú no lo creas es ahora cuando más necesita de tu cariño. Perdona con rapidez y no seas rencoroso ¿no comprendes que el ser humano está lleno de defectos y que debido a eso su vida es mucho más corta de lo que debería ser? Jamás anotes en tu contabilidad el mal que puedan hacerte los demás, pero no olvides nunca el bien que te hicieron y camina por la vida con la mirada fija en el cielo y los pies firmemente asentados a la tierra, de la cual procede tu cuerpo material y a la cual debe volver. Enseña al que no sabe, asómbrate de las maravillas que el Autor de la Vida creó para que tú las admiraras y ten misericordia del desvalido y de aquel al que la Soledad sumió en el terrible agujero de la horrible tristeza. Consuela las penas que el Amor produce con las palabras que el Amor te dicta y no digas eso de "He sido eludido por el Amor", porque tú no sabes cuanta gente te ama ni tienes por qué saberlo, pero si quieres juzgar, juzga por los hechos y no por las palabras.
Sé compasivo, hijo de hombre, y si algún amigo o pariente sufre penalidades o es víctima de la enfermedad acude raudo a él del mismo modo que la sangre acude a la herida. Si te ofendió olvida sus ofensas; si te dañó considera que el daño ya ha pasado y no mires atrás con ira. Ten en cuenta únicamente tu amor y deja que éste guíe tus actos, porque la vida es corta y cuando llega el final únicamente el amor cuenta.
¿Qué mortal está libre de penalidades, sufrimientos o dolores? Que no te engañe la aparente felicidad del rico, pues frecuentemente es presa de la Codicia ni creas que porque las calles estén llenas de gente aparentemente alegre, reina realmente la Alegría en su corazón. Así que no digas: como no me divierto porque estoy sujeto por mi amor, tampoco vivo. Sí que vives y vivirás eternamente.
No te fíes de aquellos que dicen: Dios no existe; únicamente es una creación humana que se utiliza para aterrorizar al mortal. Tú, en cambio, di esto: Dios es, pero no le conocéis. Considera que si hay muchas personas incapaces de conocerse a sí mismas ¿cómo podrán conocer a Dios, cuyo Amor es infinito e inabarcable? Se han puesto en tu boca palabras sabias: úsalas para confundir a todos aquellos a los que la simple idea de Dios estorba y demuestrales que están equivocados y que no están en este mundo por casualidad, pues en verdad te decimos que la casualidad no existe y por eso es mucho más fácil admitir a Dios que negarlo.
Cuando puedas viaja y observa cómo viven algunos de tus semejantes. No puedes imaginar siquiera su miseria, su abandono, su ignorancia y su fortaleza ante las penalidades de la vida. Dinos, hombre quejica y pusilánime, ¿qué son tus penalidades al lado de las suyas? ¿Porque, pues, alzas los ojos al divino Sol para quejarte si no tienes ningún motivo para ello? Las ingratitudes de los demás no pesarán en tu balanza, sino en la suya.
Sé valiente cuando llegue la horrible vejez y tengas que soportar la enfermedad, porque tanto la una como la otra suelen formar parte de la vida y tú has de cumplir con ella desde el principio hasta el final. No te extrañes, porque aquel que es amigo del Amor no está libre del sufrimiento y del dolor que el Amor arrastra, más considera que a cambio de todo eso cuando el último Sol se ponga para ti habrás dado a tu vida un sentido y, por lo tanto, tu paso por la faz de la tierra no habrá sido estéril.
Cuando beses, hazlo despacio y poniendo el alma en cada beso. Cuando extiendas tu mano para estrechar la de tu semejante hazlo con firmeza para que él compruebe que la muestra de afecto es sincera. Si tus ojos se arrasan en lágrimas porque sientes el alma lacerada no te ocultes, porque con toda verdad te decimos que únicamente los hombres lloran. Abre tu corazón al verdadero amigo y no tengas secretos para él puesto que te ama, pero ciérralo a cal y canto ante la Envidia o ante la Soberbia, porque hasta nuestro divino hermano Johnny-boy huye de tan terribles defectos: a la Envidia nuestro padre divino la relegó a una isla y únicamente sale de ella si el humano la llama; a la Soberbia, en cambio, la dejó libre y es madre de la Guerra y de la Ira, que convierten tu diáfano planeta en espantoso barrizal en el que se hunde tu raza.
Contados están ya tus días sobre la faz de la tierra. Cuida de no estropear tu obra en los que te quedan y si en alguna ocasión el peso de la vida está a punto de derribarte sobre el polvo te ayudaremos para que no caigas o te levantaremos de él con la misma facilidad conque se levanta una pluma.
Mira: con independencia de que detrás de esta vida haya otra - que la hay, puesto que si no la hubiera no tendríais la capacidad de amar -, lo importante es saber cumplir y hacer lo que se debe en cada momento. Así pues, cumple tú con la vida y no dejes que nadie te haga olvidar tan importante deber.
JUAN

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Si vis pax para bellum

En el Reino del Espejo el Príncipe a cuyo cargo está el desarrollo de todas las ciencias y todas las artes propias del ser humano se llama Darkblueboy y es uno de los siete hijos del divino Sol, que da la vida. Cuando adopta figura humana tomando materia aparece como joven esbelto y delgado, de abundantes cabellos castaños, tez algo bronceada y ojos de un azul tan intenso como el del mar cuando empieza a anochecer. Sus palabras y consejos son siempre sabios y cuando se digna darlos a algún mortal lo hace con un tono de voz grave, serio y dialogante.
En aquella ocasión había acudido a visitar a su amigo Juan, porque desde el otro lado del Espejo le había observado y no le había gustado nada lo que había visto. Una vez más el hombre que ama era presa de la debilidad, innata a todos los mortales, y su alma inmortal vacilaba en medio de una de esas terribles tempestades que se desatan por culpa de los humanos, así que tras consultar a su divino hermano Johnny-boy sobre qué convenía hacer cruzó el cristal y el azogue y dijo a Juan estas palabras:
"¿Por qué te desalientas y te sientes desgraciado sabiendo que la vida no es más que una guerra que es necesario ganar? Considera la brevedad de los días, la rapidez con la que pasan los años y date cuenta de que quien hoy por ser joven llega a creer que todo el mundo suyo, mañana cuando sea viejo apenas podrá ser dueño del cuarto en el que la enfermedad le consume. ¿Qué importará entonces ser rico o pobre, inteligente o ignorante, culto o inculto, educado o salvaje?¿En qué quedaran las victorias que haya logrado o las derrotas que haya cosechado? Una y otras serán iguales que aquellos juguetes de los que disfrutaban tanto cuando eran niños y que se rompieron tan pronto como llegó la alegre juventud. Sabe, ¡Oh hombre al que tanto preocupan las cosas que debes dejar¡ que lo importante de una guerra es ganarla, aunque se pierdan muchas batallas; que quien actúa con recta intención y nobleza de corazón nunca se equivoca ni pierde su tiempo y que nada importa lo que los demás hagan si uno hace siempre lo que es correcto.
No te preguntes si algo ocurre que te hace sufrir la razón por la llega a ti en tanto que parece no llegar nunca a otros; eso es un principio de soberbia y una muestra de ignorancia ya que a cada ser humano le visita la Felicidad y la Desgracia , que si solo le visitara la primera se hincharía como un pavo y diría: ¡Ya no te necesito, Dios, pues tengo cuanto deseo¡ y así para darle la oportunidad de que gane la vida eterna el Autor de la Vida permitió que la Desgracia entrara en su corazón a fin de que conmovido y dolorido se volviera hacia el cielo y buscara consuelo en el Único que puede darlo.
Tú sabes quien era el Cristo, ¿verdad? Has leído su vida varias veces y te has admirado porque obraba prodigios, sabía hacer callar con sus magníficas respuestas a los que le provocaban, hacía lo que vosotros llamáis milagros y amaba a todo el mundo, salvo a los hipócritas. Pues bien; con toda verdad te decimos que si no hubiera sido crucificado jamás le hubieran reconocido como Dios. Toda su vida hubiera sido estéril sin algo tan espantable y horrible como es una cruz, sobre la cual pende un cuerpo humano asfixiándose lentamente entre grandes sufrimientos. ¿Qué son a su lado los tuyos, pequeño hombrecillo quejica e insignificante, que te desesperas y vacilas cuando pierdes alguna batalla si realmente sabes que lo importante es ganar la guerra?
En el Reino sabemos que Juan es un hombre de Paz; que sabe humillar su cabeza hasta confundirla con el polvo de la tierra y que carece de soberbia. La Envidia nada puede contra él porque es amigo del Amor Verdadero y el rencor, la venganza o la codicia se detienen estupefactos ante la divina luz azul que llena su corazón. Así pues, y aunque deseas la Paz y sabes transmitirla a los demás con tus palabras, estás bien preparado para la guerra y ésta, dadas las tristes circunstancias que presiden el mundo en que vives, es inevitable no sólo para ti, sino también para cualquiera de tus contemporáneos.
No debes desanimarte porque en esa guerra pierdas algunas batallas. ¿Te imaginarías lo que podría ocurrir si las ganases todas? Llegarías a creerte, sin duda, un hombre mejor que los demás cuando tú bien sabes que no lo eres, porque como todos los humanos estás sujeto al imperio del tiempo, que mide la consunción de la materia, y sabes que ciertamente existirá para ti un día sin noche o una noche sin día. Es entonces y únicamente entonces cuando debes ganar la guerra de la vida; justamente cuando vas a perderla, porque cuando eso ocurra desfilará ante ti toda tu vida y aunque no puedas hablar verás con claridad todo lo malo y todo lo bueno que has hecho a lo largo de ella, pero no podrás comunicárselo a los demás. Salvo raras excepciones nadie puede y ¿sabes por qué?: pues porque si alguien lo hiciera tus necios semejantes llamarían a eso alucinación o dirían que se trata de un fenómeno de enajenación mental. Por lo tanto, hombre que ama, no se arrojarán las perlas a los cerdos ni se echará el pan a los perros, que en el Reino no nos gusta desperdiciar ni lo uno ni lo otro. Aquel que no crea en su destino inmortal tendrá que creerlo cuando compruebe que el que ha amado de verdad vive y que el que jamás ha amado vuelve a la nada de la que ha sido formado. Si, como bien dices, el alma humana es energía dotada de racionabilidad Nos te decimos ahora lo siguiente: Cuando brille el divino Sol por última vez y se oculte en el horizonte del cielo para jamás volver, aquel de vosotros que haya amado será liberado del peso de la materia y conocerá la Verdad; pero quien no se haya amado sino a sí mismo será privado de la racionabilidad y así la materia volverá a la materia y la energía a la energía, pues estáis en este planeta de paso y cuanto sois y tenéis ha de volver a su origen.
Esto dijo el más sabio de todos los príncipes del Reino y como no lo dijo exigiendo que se guardara secreto lo escribo aquí. Y aunque sé que no será leído por mucha gente - si lo fuera quizás no lo escribiría - me consta que será leído por todo aquel que posea un corazón que sepa amar.
JUAN

viernes, 3 de septiembre de 2010

El llamado "curso político"

Cuando nuestro período de descanso finaliza, lo mejor que uno puede hacer es reconocerlo y empezar a trabajar con entusiasmo aún a pesar del terrible panorama que nos ofrece lo que ahora se llama, no sin cierta ironía, "curso político". Como todo el mundo sabe se iniciará con la escaramuza presupuestaria sin que nadie en su sano juicio entienda cómo puede ser más importante el PNV que, por ejemplo, IU y que en consecuencia el señor Zapatero dedique todos sus esfuerzos a dar coba a los nacionalistas de derechas en su deseo de que no sea apeado del poder antes de tiempo. Nuestra monstruosa ley electoral permite éstas y otras contradicciones en modo alguno democráticas pero en cualquier caso, ya se aprueben los presupuestos o ya se rechacen, la situación económica es muy mala tal y como advertimos en su momento. Como no se saben o no se quieren tomar las medidas económicas adecuadas, debo decir y así lo hago que la economía continuará empeorando con incremento del desempleo, sin que la injusta reducción de sueldos a los funcionarios, la cruel congelación de pensiones y la dolorosa elevación de la presión impositiva sirva de gran cosa, porque si bien es cierto que así se incrementa el capítulo de los ingresos, el de los gastos no disminuye y además se sigue dilapidando el dinero público de mil donosas maneras. Esa lumbrera de la Ciencia que se llama D. José Blanco asegura que si no se elevan los impuestos no podrán financiarse las obras públicas y esgrime como argumento que en España la presión fiscal es inferior a la de muchos países europeos. En eso no miente, pero oculta sagazmente que también los sueldos son muy inferiores, por lo que viene a resultar que nuestra presión impositiva es en la práctica enorme, cuanto más porque se fundamenta en rentas de trabajo. En España los ricos pagan los mismos impuestos que los pobres tal y como si gobernara aquí Luis XV en lugar del PSOE.

Está luego el galimatías de las elecciones catalanas, que son muy importantes y a las que nuestro Presidente de Gobierno dedica ya toda su atención por ser Cataluña - ¿o habrá que decir Catalunya bajo pena de multa? - el principal granero de votos del partido que lidera. Con un poco de suerte seguramente caerá el desastroso tripartito que tanto la ha perjudicado y así el señor Montilla podrá dedicarse, por ejemplo, a la siembra y recogida de nabos en alguna de sus propiedades, tarea en la que podría ayudarle en sus ratos libres el señor Carot Rovira, que sin duda enseguida descubrirá las importantes diferencias que separan a los nabos catalanes de los del resto del Estado. La subida al poder de CIU, si es que llega a producirse, tendrá por el contrario efectos beneficiosos tanto sobre los catalanes de siempre y los de ahora -antaño simples charnegos o inmigrantes procedentes de cualquier provincia no catalana-, porque la burguesía sobre la que se sustenta ese partido no desea una ruptura con el resto del Estado. Lo que desea es aprovecharse de la manifiesta debilidad del denominado "Gobierno central" para que ni se le ocurra evitar que en Cataluña se haga lo que desee su burguesía y pueda tambien seguir manipulando en Madrid. Al fin y al cabo eso es lo que ha hecho siempre y no hay razón alguna para creer que ahora las cosas han cambiado. Además, y bien miradas las cosas, es muy comprensible su actitud. Está escrito que "camarón que se duerme la corriente le lleva" y el Gobierno de Madrid está lleno de camarones y camaronas dormidos.
También en Madrid habrá elecciones, pero en la capital de España no creo que pueda ganar una opción avalada por el señor Zapatero, pues todo el mundo sabe lo mal que se ha portado este hombre con los que vivimos en Madrid, una ciudad en la que tan pronto pisas la calle hay que pagar, con un transporte público caro, una presión impositiva asfixiante y una inseguridad ciudadana creciente. Con baja calidad de vida y precios por las nubes la "opción socialista" suena aquí a camelo y se toma a pitorreo. Para colmo en la capital de España viven muchos funcionarios y pensionistas, que muy enfadados por el tijeretazo zapateril tendrían que estar rematadamente locos para darle el voto a su candidato. Doña Esperanza Aguirre, que es muy lista y por eso suscita las iras de los socialistas, no dejará de sacar partido del galimatías que está montando el señor Zapatero, aunque su estrategia no va a ser la misma si al final el candidato por el PSOE es Doña Trinidad Jiménez, que si es "el otro". Y digo "el otro", porque no a ese le conoce ni el mismísimo Dios Padre, vamos.
Habida cuenta lo anterior este Otoño va a ser movidito. De momento para el próximo día 29 está convocada una huelga general por los sindicatos, que por muy blanda y descafeinada que resulte no deja de ser una huelga. Es obvio que no servirá de gran cosa, pero si lo que está de moda ahora es trabajar más, cobrar menos, no hallar puesto de trabajo hasta los 35 años y quedar en paro perpetuo desde los 55 lo menos que los sindicatos pueden hacer es protestar por ello. Así es que ¡hala¡, a la huelga y si es posible cantando eso de :
"A las barricadas, a las barricadas
por el triunfo de la Confederación".
De todos modos no creo que el pueblo obrero se ponga en pie para derrocar a la reacción. En primer lugar, porque casi ya no hay obreros sino parados; en segundo porque existiendo la televisión no hay quien consiga abandonar el cómodo sillón salvo para ir al blando lecho y en tercero porque nadie sabe qué diablos es eso de la "reacción".
¡Oh España¡ Nacer en tu tierra en estos terribles momentos de decadencia y desintegración, conservando el preciado don del sentido común es una desgracia; pero morir en ellos es una liberación.
JUAN





 
Activist Resources Blogs - BlogCatalog Blog Directory

blogarama.com Add to Technorati Favorites Blogalaxia

web indexing